Fortaleza

Raimundo Fagner

Praia de Canoa Quebrada, barco a velaVelas blancas del mar van surgiendo
Con las primeras estrellas del cielo
Donde el verde de la tarde es más lindo
Y el azul solo precisa de Dios

Si esta ciudad es mi mundo
Mucuripe, nunca fuiste mío
Me envolvió tu encanto profundo
Cual balsa que el viento olvidó
Pero cuando yo canto la belleza
Que aún  iremos hacer
Sin despreciar la riqueza
Fortaleza yo solo pienso en ti

Yo solo quiero decir
Que la ciudad es la luz
Que ilumina los niños riendo
Además de la imaginación
Te llevo en mi corazón

(FORTALEZA – Raimundo Fagner e Fausto Nilo – gravada por Fagner en el CD “Fortaleza”, en el 2007)

Fortaleza es una matriz aún nueva de cara moderna, una hisoria leve y un pueblo amistoso y receptivo. El ritmo de su crecimiento urbano es considerado un fenómeno por la rápidez de desarrollo físico que mostró en los últimos cincuenta años. Había cerca de 350.000 habitantes. Hoy son 2.500.000 entre la orilla al Norte y las Sierras al Sur.

Ciudad hermana de una región semiárida con escasas oportunidades Fortaleza generó un tipo de inteligencia especial y creatividad impar en la cultura de su pueblo. Quien llega a la ciudad se beneficia de las comodidades típicas de cualquier ciudad occidental moderna, disfrutar del paisaje desde la orilla, la urbanización más cualificada, la vida en los rascacielos, los hoteles de nivel internacional, los shopping centers, las instalaciones públicas dedicadas al tiempo libre y a la cultura en general.

Cada vez más ofrece a los visitantes la gastromomía típica de las comidas de los balseros teniendo los pescados y frutos de mar como base, además de aquella cocina resultante de la práctica andariega de aquellos que transportaban ganado apartados de la costa. A los numerosos restaurantes hoy existentes se incluyen todavía aquellos creados por migrantes del Sudeste sirviendo comida internacional de calidad para quien prefiera.

La playa es, sin duda, el gran atractivo de la ciudad a pesar que el viejo centro histórico, con proyecto de restauración, atrae los visitantes curiosos por la historia urbana.

La playa es, sin duda, el gran atractivo de la ciudad a pesar que el viejo centro histórico, con proyecto de restauración, atrae los visitantes curiosos por la historia urbana. El centro mantiene todavía sus mercados, sus monumentos, sus centros para la compra de artsanía y tiendas especializadas con otros productos con creación popular.

Una exuberante y extravagante estructura de metal que ha sido traída de Escocia originó el Teatro José de Alencar, inagurado en 1910. El corazón popular de la ciudad late en la plaza de Ferreira. Es allí que está el Cine São Luiz, colosal de la arquitectura de los antiguos cines de calle, que será preservado con un proyecto estatal. En la periferia del centro, a la altura de la zona de encuentro de los barrios de la playa de Iracema y de la Prainha (playa pequeña), puede ser visitado el Centro Dragão del Mar de Arte y Cultura, sorprendente foco convergente de personas con diversidad social y de edad. El Dragão ofrece exposiciones de arte, cine, teatro y cafés y convive en armonía con la vecindad de la ruina da Ponte Metálica (Puente Metálico) – un muelle de concreto armado ejecutado en el século XIX, instalado en la orilla central para funcionar como el primer Puerto comercial de la ciudad, hoy desactivado).

Ponte dos InglesesMuy próximo está el Ponte dos Ingleses (Puente de los Ingleses), restaurado y adaptado para servir al uso de aquellos en busca del atardecer, considerado uno de los más bellos que Brasil tenga conocimiento. En la playa de Iracema, se concentran algunos de los lugares de la llamada producción industrial creativa, incluyendose los museos, agencias de publicidad, emisoras de TV, estudios, teatros alternativos y el notable comercio artesanal de la Avenida Monsenhor Tabosa, todo a poca distancia del Mercado Central donde se encuentra el mejor de los productos artesanales y del arte popular de la región.

A la noche, la multitud se divierte hasta altas horas de la madrugada y ahí se abre un gran abanico de opciones: los shows de humor, característico del pueblo cearense, cuya programación se encuentra divulgada por la ciudad; los bailes populares dominados por el forró[1], donde numerosas  bandas se hacen famosas (uno de sus ejemplares más conocidos es el Pirata localizado en la Playa de Iracema, zona bohemia de la Antigua región pericentral) y el indefinible número de bares, con música en vivo, donde los cantantes presentan repertorios variados.

Praia de MucuripeEl parque que bordea la Avenida Beira Mar ofrece facilidades para caminar, y es ahí donde el espacio es disputado por un millar de caminantes haciendo ejercicios, vendedores ambulantes, artistas de calle y una pequeña feria artesanal. La parte más al este de esta zona lineal de atractivos es la vecindad del Puerto de la ciudad que es conocida como el barrio de Mucuripe. Esta zona de gran importancia histórica y paisajes marcantes han inspirado la canción Mucuripe que compuse junto con Belchior. Mucuripe es un antiguo barrio de pescadores balseros, donde un día, após de la guerra, el cineasta Americano Orson Welles filmó una historia inacabable, representada por los própios nativos y recientemente distribuida comercialmente con el título de Tudo é verdade (todo es verdad). Desde ahí también salieron, más de una vez, los héroes balseros en osados viajes marítimos a desafiar con su leve embarcación el gran Atlántico con destino a Río de Janeiro y Argentina, hechos notables del Brasil de la época. Esto resume el espacio y el espíritu de Fortaleza, joven metrópolis brasileña que acoge el pueblo más festivo, hospitalario, trabajador y bien humorado entre los brasileños en general.

********

Según historiadores, tres meses antes de Cabral descubrir Brasil, las expediciones de Vicente Pinzón y de Diogo Lepe desembarcaron en el litoral cearense. Una en Icapuí y la otra en la Barra del Ceará, en Fortaleza. Tales descubrimientos no fueron reconocidos por causa del Tratado de Tordesilhas. Y es ahí que comienza la historia de las playas cearenses.

Según historiadores, tres meses antes de Cabral descubrir Brasil, las expediciones de Vicente Pinzón y de Diogo Lepe desembarcaron en el litoral cearense.”

En Ceará, de Icapuí a la Barroquinha, se derraman las playas del amanecer y del atardecer. De un extremo a otro, como una pelota de fútbol, el sol cruza el gran área del litoral cearense, iluminando sus playas – paisajes soñados, dibujados, pintados y cantados por Dios!

Entre várias, sea Canoa Quebrada, Jericoacoara o playa de las Fuentes, de tantas inspiraciones, los vientos forman dunas y bordean los acantilados, mientras nuestro mar verde describe ondas en pautas musicales.¡ Y el canto y el encanto  de la naturaleza al encuentro del arte del lugar!

Notas al pie

[1] Danza popular originaria de la región del nordeste de Brasil.

Galeria