Natal

Pasión vestida de sol

Roberta Sá

Aló, Aló fanático viajante. Mi nombre es Roberta Sá. Soy cantante, potiguar[1], radicada en Rio de Janeiro desde los nueve años de edad. Nací en Natal, en Rio Grande do Norte, el 19 de diciembre de 1980. En el 2014 realizaré, junto con mis compatriotas, un sueño: ver la Copa del Mundo de Fútbol, nuevamente, en suelo Brasileño.

Futebol na Praia de Pipa (RN)

Es al mismo tiempo gracioso y gratificante saber que mi ciudad de origen también va a ser sede de los juegos de uno de los mayores eventos deportivos del planeta. Esto porque, cuando salí de allí, la ciudad, así como yo, era apenas una niña. No había muchos edificios, shoppings y cines, como hoy. Aún más si la comparamos con las otras capitales del Nordeste, como Fortaleza o Salvador. Recuerdo muy bien a mi madre mandandome a buscar artículos más sofisticados, como las vacunas para la alergia a los insectos, en Recife. En los últimos veinte años Natal ha crecido mucho y rápido, visiblemente y bien vividos. Y está preparada para aparecer.

El agua tibia del mar, la arena blanca y fina y el calor del pueblo son nuestras principales atracciones.

Entre un partido y otro hay mucho para poder ver y hacer. Rio Grande do Norte es dueño de un litoral deslumbrante, repleto de playas y sol, que nunca terminan. El agua tibia del mar, la arena blanca y fina y el calor del pueblo son nuestras principales atracciones. Y mucha comida, bebida, fiesta, guisos y alegría. Somos anfitriones natos, y ni pensar de no quedarse para el cafecito con ¡bolo-de-rolo[2]!

Son tantos los manjares, que es mejor olvidarse de la dieta y caer deliciosamente de boca en el queso de manteca, carne de sol[3] (en la nata, es la mejor), paçoca no pilão[4] y en los dulces de fruta regionales.

Bugre nas Dunas de Jenipabu (RN)

Para conocer más, puede ir a la Praia da Pipa (Playa de la Pipa), admirar los delfines; pasear en barco en los arrecifes de Maracajaú; o a una prainha (pequeña playa) en la Ponta Negra con vista hacia el Morro do Careca, tomando un helado Caicó. Otro programa es comer ginga (un pescado pequeño, que se come frito, con espina y todo) con tapioca en la playa de la Redinha. Pasar una noche en cualquier bar en la Antigua Ribeira es también una linda opción.

Entre los paseos tradicionales, no deje de hacer el de Buggy por las Dunas, ni de ir al Centro de Turismo, un ex presidio, que además de ser un mirador, posee negocios de souvenirs y artesanía local imperdible. Encajes, pañuelos, bordados, bolillos, hamacas y mucho más, con una perfección que da gusto. El peligro es entusiasmarse demasiado con las compras, y tener que pagar exceso de equipaje.

Vengo de una familia que tiene tradición en el fútbol regional. Mis dos abuelos, por parte de madre y padre, fueron presidentes y fundadores del ABC, un equipo que, junto con su rival América, protagoniza partidos y divide los fanáticos.

Centro Turístico, também conhecido como Cadeia

Ha sido en Natal, en el auge de mi adolescencia, que aprendí a gustar del deporte. O por lo menos de esa gran euforia que causa y se apodera de la nación. En la Via Costeira, he visto Leonardo ir para el vestuario antes de tiempo en una semifinal, en una falta que, te lo juro, no fue queriendo. Rezé e hice promesas que hasta hoy estoy pagando, para que Baggio errase aquél último penal, que ha convertido al Brasil en tetra – campeón del mundo, y me rindió un día más de fiesta.

Es en ese lugar de emociones que vive mi Natal, mi Rio Grande do Norte. Todo allí tiene aroma de infancia, familia y recuerdos, sin nostalgia. Como la región, crecí, me desenvolví y gané el mundo. Pero donde quiera que vaya, sea en el interior de Brasil, o en Toquio, donde escribo estas líneas, lo que cargo, son las aguas nacientes del Rio Ceará-Mirim.

Notas al pie

[1] Nombre dado a los nacidos en el estado de Rio Grande do Norte.
[2] Torta típica de Pernambuco, a base de harina de trigo, azúcar, huevo y manteca, enrollada, tradicionalmente, con relleno de guayaba.
[3] Método de conservar la carne colocando sal y dejandola secando al sol.
[4] Plato típico de la región, compuesto principalmente con pedazos de carne de sol y harina de mandioca; y vários condimentos.